Te Cortaría en Mil Pedazos : relatos, historias propias. Resucitandote en cada historia. | Weblog de Cristian Sena

Hay personas que nacen para aplicar consejos y otras para darlos. Por momentos, siento la necesidad de dar consejos o influir en las personas, con la idea de que logren un objetivo. Tal vez, muchas de ellas necesiten ese estímulo que uno le puede dar al aconsejarlo, o escuchar el “Vos podés” para reaccionar y estar decididos a dejar todo.
En los boliches como éste, yo soy como una especie de Cupido. Me encanta ver como la gente se observa entre sí. Tal vez soy un espectro o por ahí las personas en el boliche no me ven, quizás pase desapercibido, pero siempre alguien me escucha o pienso yo que eso hacen.

—Dale caminá, esa flaca, la morocha que recién prendió el cigarrillo y ahora esta mirando para abajo, intentando guardar el encendedor en la cartera, esa está con vos. Andá.

Tal vez las personas tímidas somos eso, fantasmas, y venimos al mundo a dar consejos. Por que un ser tímido tiene la capacidad de enamorarse de cualquier mujer que pase por su camino, seguramente por que jamás se le declarará.
No creo que haya cura para la persona más tímida que existe sobre la faz de la tierra, y no es que sea descortés, y me sume todos los honores: sólo hablo de mí.

—Dale, no esperes, la rubia se te va, ese no es el novio, todavía no le dio un beso desde que llegó, no deja de mirarte.

Siempre pasa, los tímidos no pueden ir tan fácilmente hacia una mujer que le gusta, porque los fascina, los idiotiza y algunos hasta comienzan a transpirar las manos. Es decir, que jamás podrían bailar con ella. Anulan todas las posibilidades de buscar una mujer en la pista.
Tal vez el ser tímido busca mujeres en otros ambientes, busca la casualidad, la finge, la inventa, hasta llegar a conocer a alguien.

Ser tímido y sobrevivir en un mundo lleno de publicidades sonrientes y alegres, no es fácil. Para eso, se tiene que ser muy inteligente. No cualquiera puede ser tímido. Una persona que es tímida se enamora y es excesiva en celos, hasta que entiende que no sirve de nada y que los celos claramente te alejan de esa mujer. Siempre se dará cuenta después de perderla. El miedo provoca esos celos: sabe que si ella se va con otro más excéntrico, sería un cachetazo.

—Si no te apurás, la de anteojos se va con el morocho que le baila al lado. Son segundos. Si no querés quilombo, esperá que termine la cerveza el flaco y sí o sí tendrá que ir al baño. Si querés quilombo y sos ansioso, anda ya. Es tuya, pónele la firma.

El tímido es buen mentiroso y sabe captar cualquier situación, hasta se puede anticipar a ella o contar el final de una historia. Aunque jamás las viva, se las sabe de memoria.
Alguna de las mentiras más utilizadas es la “Sanguchito” —por si la desconocen: es la “mentira-verdad-mentira”. Cito ejemplo de un tímido que posee poca plata y quiere quedar bien en su primer encuentro.
Situación: su chica pasa por una vidriera y se enamora de un peluche. El tímido no tiene plata y se excusa de la siguiente manera;
—Si te gusta, te lo regalo.
—¿En serio? ¡Vos estás loco! —dice la afortunada.
—En serio te digo —acá aplica la mentira “Sanguchito” —Tengo muchas ganas de comprártelo, aunque tengo poca plata, a ver… —simula tocarse el bolsillo— Ah, no, tengo plata, ¿lo queres?
Detallo la siguiente transcripción: “Tengo muchas ganas de comprártelo” —mentira— “Aunque tengo poca plata, a ver…” —Verdad—, “Ah, no, tengo plata ¿Lo queres?” —Mentira.

Ya se cumple la regla, mentira-verdad-mentira, aunque en este caso, tiene dos resultados: que la chica diga “deja, no hay problema, sos un amor”; o lo que él tímido menos espera: “Dale, me encantan los peluches” por lo que inevitablemente tendrá que fingir la perdida de la tarjeta de crédito o algo creíble. Es riesgosa la situación, pero una persona tímida hace cosas peores para quedar bien con una dama.

—¿Ves esa que baila allá? La morocha, alta, de anteojos. Cuando fuiste al baño, fue para la barra, paso por acá y me preguntó como te llamabas. Andá y hablá con ella, tal vez te conozca o simplemente le gustás.

Otra característica del tímido es tratar de mostrar todas sus virtudes. Generalmente las virtudes son las que logran enamorar a las mujeres. El problema es el paso del tiempo. Para un tímido las virtudes en meses, días u horas, pueden llegar a ser defectos. Hay que estar seguro qué es lo que uno puede mostrar y qué es lo que puede ocultar.
Los secretos son importantes, el misterio también. Uno tiene que ser consciente que si muestra todo, pierde el entusiasmo. Tampoco hay que ser demasiado misterioso, porque si descubren que detrás del misterio en realidad no hay nada, de la ilusión a la desilusión, hay un paso.

—Ahí agarró la cartera la petisa, de última si se vá, pedile el teléfono, o invitala un trago y después la llevás a la casa, pero no pierdas más tiempo acá parado como un sonso.

Todas las experiencias de un tímido en el amor son horrorosas, algunas dan vergüenza y no se cuentan, otras se sepultan y jamás salen a la luz. Y siempre están las que lo viven torturando y le quitan la autoestima de forma que anula toda charla con una mujer.
—Hola, ¿cómo te llamas? —pregunta el tímido.
—Claudia ¿vos? —El nombre le trae recuerdos horripilantes, de su fracaso y humillación cuando se le declaró a otra Claudia. Se nula y no puede responder.
Esa es toda la charla de un tímido en un boliche repleto de mujeres.
Les repito que ser tímido no es fácil. Tampoco es complicado —ser invisible a veces tiene su ventaja.
Un tímido jamás pide ayuda. Puede estar semanas y hasta meses planeando una situación, fingiendo señales, casualidades y es capaz de generar escenarios para un encuentro “casual”.
Tiene respuestas para todo, menos para entablar una conversación. Es retraído, por momentos aparenta ser estupido y finge no entender las cosas que le dicen buscando una explicación. Él sabe que las mujeres sienten la necesidad de ser escuchadas.
Nunca busca una mujer retraída, siempre busca las charlatanas (no confundan a las charlatanas con mentirosas). Él admira su capacidad de expresión. Se refugia en su dulce voz, implora besos con las miradas, y lo que es peor: se niega aceptar un “no”.

Por eso, todas las luchas de los tímidos se convierten en victorias, así le cueste toda una vida.
Él sabe que no pelea en vano, cree en toda su fortaleza, maneja el silencio como nadie, y hasta llega a pensar que no existe mejor arma que su silencio.
Fabrica el tiempo. Un minuto de un tímido, quizás son cinco o seis horas de las personas normales.

—De verdad te digo, no te voy a mentir, esa mina que habla con la amiga, no deja de señalarte. Tenés que ir.

Aunque no lo crean, los tímidos son felices y aman su forma de ser. Cuesta entenderlo, generalmente se llevan bien con la soledad, tan bien que cuando encuentran alguien para dejar su soledad de lado, por momentos la extrañan.
Nunca hablan enserio, por miedo a desnudar sus sentimientos. Cuando logran decir lo que realmente sienten, paradójicamente, todo lo que dicen es tomado como un chiste. Ya aprendieron a vivir así, por eso dejaron de hablar enserio y dicen lo que los otros desean escuchar.
No necesitan llamar la atención, ya que siempre lo hacen sin querer. No necesitan hablar para expresar algo.
Un tímido puede estar horas apoyado en la pared de un boliche, pensando cosas que luego vomitará al llegar a casa en un papel.
A veces algún alma piadosa se enternece y se acerca al tímido para saber por qué está en la pared. Obviamente, en casos así, el tímido ya no pregunta el nombre de la muchacha.



(Lola se anima a corregir algunos horrores ortográficos de este texto)

8 Comentarios:

# Federico dijo...

Me sentí totalmente identificado con esta historia.

Recuerdo de pibe, que siempre que veía dos chicas haciendo algo me sentaba cerca de ellas para que arranquen la conversación. Pero eso es lo mejor, lo hacía.

Un atributo envidiable de los tímidos es que hacen que las cosas pasen, algo que les lleva a algunas personas mucho tiempo, o incluso, toda una vida.

Hoy en día, estoy seguro que algo del "tímido" queda en mí, y es una parte inseparable, que nunca va a salir.

Sigo sintiendo esa cálida gota de sudor que se desliza por mi frente cada vez que le digo las palabras fuertes a una chica ; aún percibo esa intimidación de cuando hablo con alguien importante o mayor.

Pero en fin, sea bueno o malo, es una parte de mí que no quiero dejar atrás. Como diría Austin Powers... es mi "modjo", y realmente, lo quiero para siempre.

Gran texto con una hermosa e indiscutible realidad.

Te agradesco por tus palabras, que como siempre te digo, me sacan una sonrisa cada día.

Federico.

# Anónimo dijo...

hola que historia tan verdad se ve que tu si sabes lo que es la timidez, las ventajas y desventajas

# Anónimo dijo...

wow! tambien me siento muy identificado con eso gracias
me gusto mucho te felicito

# Anónimo dijo...

excelente relato..
totalmente identificado
solo difiero en lo de mentiroso
no creo q los timidos sean asi y menos
de la forma que tu lo expones
pero muy bien me gusto mucho el relato

# saga_509 dijo...

yo estoy confundido no se si en realidad soy timido o soy apatico, creo que tengo las dos cosas, =s, pero generalmente busco las personas que son como yo, y soy muy paciente y escucho a las niñas hasta dicen que soy lindo y tierno por mi forma de ser, aveces cuando estoy solito me siento tan bien que detesto que alguien se me acerque a menos que me caiga bien =S

# C.H.L.R. dijo...

Wow tienes razón! pero hay una chica q m ha robado el corazon, también soy timido , el problema esque es chica y yo eramos amigos hasta que me entere que estaba enamorada de mi, pasaron 4 meses y unos dicen qe se olvido de mi otros dicen que aun me sigue queriendo. YO SI LA QUIERO PERO ME DA VEGUENZA HABLARLE YA QUE NO LE HABLO HACE 4 MESES! AYUDA!

# Lyger,Sevilla,España. dijo...

Durante muchos años creí yo qué era timido ,soy una persona sociable qué habla muchisimo,y resulta qué soy sindrome de Asperger y fuí diagnosticada cón 32 años.

# Anónimo dijo...

Te felicito por la descripción de la nota.
Justamente ahora alguien que se ha confesado tímido conmigo estájugando todo el tiempo en el límite entre echarme los perros y ... no te lo digo porque me da calor ..., porque soy tímido ...
Y resulta ser que además de eso es casado y con tres hijos, sin alianza porque le molesta justo ese dedo porque tuvo un tema muscular ...
Y vuelve a la carga con el jueguito timido de seductor encubierto.
Cómo dijiste? Mentira - verdad - mentira?
Parece que este del que te hablo es un ejemplar prototípico de tu historia.
Gracias por revelar la verdad!
Carol - Uruguay

DEJAR UN COMENTARIO





Copyright 2005-2011 | Basado en K2 manoseado de arriba-abajo por mí.

Autor | Secciones | Contacto

cs