Te Cortaría en Mil Pedazos : relatos, historias propias. Resucitandote en cada historia. | Weblog de Cristian Sena

Parte 4

Entre la niebla
Jueves, 8:50


Todo el humo negro que dejo el auto, más la niebla típica de las 10 de la noche en pleno invierno, cierra toda la calle, más que una calle es un playón en donde la gente acostumbra a dejar los autos para ir a los comercios.
El playón es grande-grande. Ahora sí, el cagón se regocija en el fango y se me ríe en la cara. El valiente me mira despectivo, baja la cabeza y hace un gesto de negación. Yo me digo “Soy un pelotudo” y me respondo “Sí, y siempre lo serás”.
Prendo otro cigarrillo y doblo la columna vertebral para que no me duela el estomago, no tengo ánimos de volver a la facultad, después de todo, no estudie para el parcial.
Con estos dolores, con la facultad a punto de dejarme en la calle, con el bajón de quedar como un idiota frente a una mina que seguramente no vea nunca más. Todas las piezas encajan para que mi vida sea un fracaso completo.
Un estruendo me hace saltar del banco, el cielo esta completamente gris, pensar que hace unos minutos atrás estaba hermosa la noche, pero que frase más chota use, por dios.
Que llueva, que llueva mucho y que se inunde la ciudad. No me importa más nada. Estoy condenado a que todo siempre sea gris. A vivir entre la niebla, a que todo se desmorone en mi cara. Ya nada tiene sentido.
Mi fracaso no termina ahí, ahora comienza a dolerme la cabeza, me duele justo arriba de las cejas, si me apreto el cráneo deja de dolerme, cuando saco la mano de ahí me vuelve a doler.
Pongo ambas manos en mi cabeza y cierro los ojos unos segundos, necesito pensar en algo que me saque de este infierno.
El corazón late agitado, se hace visible, puedo verlo al cerrar los ojos, lo imagino como la boca de un pez gigante respirando bajo el agua. Se abre y se cierra, se abre y se cierra, me da la sensación que cada día que pasa le cuesta más latir.
Y sigo sentado acá, ¿A dónde voy a ir?. Ya nadie me espera, nadie me dice que lo que más quiere en la vida es que yo sea feliz. Esta tan lejos la felicidad, volveré a mi encierro, otra mano más de revoque para endurecer el alma.
La ultima vez que llore fue cuando mi papá me negó ir a un baile al cual asistía ella. Tanto que llore que al final me dejo, y ahí le di mi primer beso. No me importaban sus tetas, por que esa noche no se las toque.
Ahora ni siquiera esta mi viejo, ni a él le puedo llorar.
Saco las manos de mi cabeza, abro los ojos y vuelvo a cerrarlos, las pongo nuevamente en mi sien, que sostengan mis ideas, que nadie vea mi rostro amargado.
Ya estoy arto de dar lastima.






Parte 1 - Parte 2 - Parte 3 - Parte 4 - Parte 5 - Parte 6 - Parte 7 - Parte 8

1 Comentario:

# benditaluz dijo...

Como siempre, tan exacto con las palabras, con la descripcion de esos mismos momentos y sensaciones que tenemos los que nos encuentramos de este lado leyendolo.
Es cierto que a veces todo parece desmoronarse delante nuestro sin importarle nada...pero tambien es cierto que muhcas veces,no sabemos que en verdad si, hay alguien que nos espera en algun lugar y que quiere que seamos Felices... "Tiempo al Tiempo" creo que aun existen los angeles para nuestra soledad! "Pequeños, grandes milagros" que hacen que aunque las cosas puedan desmoronarse, nos alientan a continuar una y otra vez,y con una sonrisa inexplicable.
Siento el mismo placer que el primer dia y mas!
Es un honor Caballero, lo sabe!

DEJAR UN COMENTARIO





Copyright 2005-2011 | Basado en K2 manoseado de arriba-abajo por mí.

Autor | Secciones | Contacto

cs