Te Cortaría en Mil Pedazos : relatos, historias propias. Resucitandote en cada historia. | Weblog de Cristian Sena

Parte 2
"Parir siempre cuesta un poco"

—¡Como entraste campeón eh!, una cara de susto impresionante tenias.
—Sí, estuvo bueno, me cagué todo la verdad.
—¿Y viste?, sino pelotudeo un poco me aburro.
—Si, si, siempre hay que hacer cosas nuevas.
—Es que sino me deprimo.
—Eh, pero tampoco se me deprima que vengo hacerle una entrevista, ¡Che, vamos, no sea sonso!
—Es verdad, tenes razón, cuando quieras arrancamos. Fíjate si esta bien de azúcar.
—Esta exquisito, ¿lo hizo usted?
—Así es, con la ayuda de la cafetera, tampoco soy tan genio pibe. —dijo eso y abrió sus manos, en ese momento una sonrisa fanfarrona lo envolvió.
—¿Cuál es su nombre?
—Decime “Morcilla”.

Frente a mí, el creador. Una persona que supo llevar un invento rompiendo todos los prejuicios que se le afrontaron. Un ser, disculpen si les parece que me queda corto el adjetivo pero no podría definirlo de otra manera; un ser extraordinario.
Ya estábamos en confianza y podía comenzar con la entrevista.

—¿Podría trasladarse a la noche en que invento a “Resortin” y decirnos en que estaba pensando?
—Sí, como no. Déjame transportarme... —y cerro sus ojos— fue en el ‘89, a finales de Junio, pónele que eran las ocho de la mañana y venia de una caravana terrible.
Entre a casa y a mi siempre me gusto el Origami... si queres después te hago un porta sahumerios, esos me salen joya...
—Me vendría al pelo. Continué por favor.
—Como te decía, estaba fumeta-fumeta, por que en esa época la droga más fuerte por lo menos en mi barrio era la marimba (Marihuana), nada de merca. Entonces en pleno vuelo, flashe que una Jirafa echa en origami de papel de diario me corría. ¡Pero a las chapas me corría!, no sabes.
Mientras subía la escalera para esconderme en la pieza, no sé que paso, pero algo me agarro de los pies, entonces le tire una patada como si me hubiera convertido en un caballo y se la di en el mentón.
La jirafa comenzó a rodar por la escalera, pero se empezó a desarmar de una forma tan loca que comencé a ver a Resortin ahí. Y me cautivo su movimiento, me fascinó.

—Estamos hablando de un caso de amor a primera vista, por así decirlo...
—Claro, me enamore, fue re loco. Esa mañana me acuerdo que no me pude dormir, por que ya de pensar en la sonrisa de todos los nenes jugando con Resortin, me llenaba el alma, yo siempre fui de barrio, humilde, no tenia grandes juguetes...
—Entiendo, entiendo... continué, continué.

Parte 1 - Parte 3 Final

0 Comentarios:

DEJAR UN COMENTARIO





Copyright 2005-2011 | Basado en K2 manoseado de arriba-abajo por mí.

Autor | Secciones | Contacto

cs