Te Cortaría en Mil Pedazos : relatos, historias propias. Resucitandote en cada historia. | Weblog de Cristian Sena

Nosotros en realidad íbamos a despedir a los jugadores, por qué ya estábamos en el descenso, re descendidos, pero uno viste como es, en el fondo tiene una esperanza, yo ya soy grande, pero ver a todos los viejos, las minitas con sus pibes, nietos, hijos llorando en la cancha, sabes cómo te duele hermano, te paraliza todo.
Yo el partido lo viví de lejos pero mientras me alejaba en la tribuna, mientras más soledad buscaba para verlo tranquilo, más en compañía me sentía. Si hay algo que uno jamás se va a poder alejar es de los sentimientos.
Yo miraba alrededor mío, loco, te juro que buscaba esa esperanza, esa magia, yo apoyo a los jugadores, mirá que nunca nos dieron un campeonato, nada, hasta llegué a replantearme que si Gimnasia se iba a la B, yo ya dejaría de seguirlos, y no por el descenso, ni por el odio, o la bronca, porque habría concluido una etapa, se habría cerrado un ciclo, ya no soy un nene, ni me lleva mi viejo a la cancha, me entendés, si me emociono como si fuese un pibe, se me caen las lagrimas hermano, yo que nunca en mi vida lo vi llorar a mi viejo, no sabes como lloraba, me partió al medio, a partir de ahí dije que no seguiría al equipo tan de cerca, no más bondis, no más encuentros, me alejaría de la filial para siempre, estaría más tranquilo, porque uno no se cansa de las pasiones, me va a costar, me va a costar horrores.

Vos sabes como lo vivía yo, soy un poco orgulloso, como todos, pero ese gol, varón, nos partió a la mitad, mi cabeza se transforma, es como que me explota el corazón y me dan ganas de desaparecer.
Para mí la barrabrava es gilada, me entendés, porque yo si quiero al club, jamás putearía a un jugador, al contrario, yo se que no todos son hinchas de Gimnasia, pero bueno, si uno aleja el sentimiento, es su trabajo.
Era la tardecita, y faltaban treinta segundos cuando se produce el incidente. Un tiro libre inexplicable que no lo ví, porque desde la tribuna a la otra punta uno no ve nada, solo ve que hay un tiro libre.
El tipo patea y en el quilombo nos clavan un gol que nos tira al descenso. Un gol, mirá que nos hicieron goles, pero ese gol dinamito mis cuerdas vocales, me enmudecí, me quería ir, saltar de la tribuna a la calle y rajar. No soportar a nadie, por qué perdimos, todo perdimos.
Ya antes de salir de casa, justo antes de salir para la cancha me largué a llorar, cuando mi viejo, me acompaño a la puerta y con los ojos llenos de lagrimas me clavó “Pase lo que pase, no hagas boludeces”.
Todo mi mundo esta muy triste. Todo va a pasar, pero con la sangre no se juega, campeón.

Para Bertito que siempre encuentra un momento para entonar “Señores yo soy del lobo y tengo aguante…”



2 Comentarios:

# Anónimo dijo...

QUE PLUMA POR FAVOR...GRACIAS DE VUELTA NEGRO...ES LA PRIMERA VEZ QUE LO LEO ON LINE. EL REGALO IMPRESO YA LO LEI UNAS QUINCE VECES, Y SIEMPRE TERMINO MOVILIZADO. SIENTO ORGULLO DE TENER LA DEDICATORIA DE UN AMIGO...TE DEVUELVO LA CORTESÌA DESEÀNDOTE OTRA VEZ UN MUY FELIZ CUMPLEAÑOS, AUNQUE YA LO HAYA HECHO POR FACE, MSN Y MJE DE TXT...SEGUÌ ASÌ DE BIEN.

# Cristian dijo...

Gracias Hermano querido.
Un abrazo, y buena vida. Lo demás ya lo sabe.

DEJAR UN COMENTARIO





Copyright 2005-2011 | Basado en K2 manoseado de arriba-abajo por mí.

Autor | Secciones | Contacto

cs