Te Cortaría en Mil Pedazos : relatos, historias propias. Resucitandote en cada historia. | Weblog de Cristian Sena

La sequía de amor, el amor real, eso que vos conoces pero que ocultas muy bien. De esos besos que nunca llegaron, del ir durmiendo para intentar encontrarte (la depresión de no poder levantarte de la cama y que todos los días sean domingos en pleno atardecer). La desolación de no reconocerte frente a un espejo, eso, de sentirse extraño frente a una persona, pequeños momentos, en que nos alejamos del cuerpo y no reconocemos lo que estamos diciendo, si hace un año atrás, yo era otra persona, un tipo bien.
Y ahora, vamos pateando los días, planeando un futuro inmediato, una caída más liviana. Ocultándonos de todo lo que nos pueda llegar hacer bien, porque le tenemos miedo a lo bueno, porque sabemos que detrás de lo bueno viene lo malo y vivir así, reina, vivir así es como saltar sin paracaídas, y ya no nos espera el colchón de algodón al caer. Las caídas son más largas y más profundas.
Vuelvo a escribir de corrido y con faltas de ortografía, desesperado, como apurado invento acentos, y me río de cualquier idiotez, y no puedo parar de decir estupideces, es que si no estoy con vos, mi vida es puro relleno, son puras horas perdidas, me convierto en un ser que funciona automáticamente, respetando a duras penas, la rutina, el cáncer de rutina que nos va matando como se van muriendo las rosas ya marchitas (todo termina en blanco y negro).
Desaparecidos en una misma casa, ya no podemos vernos, porque no podemos, porque somos invisibles, nos sentamos en la misma mesa y no nos vemos.
De esa caída de ojos que antes daba mi vida, ahora la doy, solamente para que sonrías. En esta soledad de bosque oscuro que atravieso mojando mis pies, para encontrar una vez más tu cuerpo sediento de ganas, como el que atravesé la última vez, cuando por fin, me dijiste que dejáramos todo. La promesa ingenua de querernos a cada minuto. Envejecer y no por placer. Solo algunos acordes me acercan a ti. Que lindo es saber que al menos algunos recuerdos están marcados a fuego.
Ya no tomo alcohol, estoy cambiando mis vicios, es que ni todo el alcohol del mundo puede hacerte aparecer, solo camino perdido, y es que voy caminando, voy buscándote, ya llegare a la fuente de tu ser, y ahí podré beber el más puro néctar de tu piel. De tus manos, de tu ombligo, de tu alma.
Solo tenemos que resistir a esta fría tempestad, ya vendrán tiempos mejores, no dejes de llamarme por las noches, es que no me puedo dormir, y necesito saber que todavía estás ahí.

5 Comentarios:

# Ro. dijo...

Cuando uno tiene muchas ganas de escribir y lee algo como esto, no sabe si sonreír por lo hermoso que es, o putearte por saber que lo que escriba después no puede ser mejor...

Sos grande Cristian, sos un hombre grande y vos lo sabés.

Los abrazos rosarinos demoran, pero llegan :)

# BERTO dijo...

CUANTO ROMANTICISMO!! MMMMMM....UNA DEDICATORIA PARA ALGUIEN ES ESPECIAL?? ESPERO PRONTA RESPUESTA.

# ideasrepentinas dijo...

Hacía tiempo que no me pasaba por acá, pero por lo visto seguís con esa puta costumbre de romperme la cabeza con tus textos...
Me dejo de teclear y sigo leyendo, un abrazo genio!

# Cristian dijo...

Ro.: ¡Que lindo, ya llegarán como todo, algún día llega! Gracias por los halagos, no te creo, siempre se puede escribir algo mejor. Y eso ya lo sabés muy bien.
Un beso, y un abrazo. Grande.

Berto: No quisiera desilusionarte, al decirte que no, o al decirte que sí, entonces lo dejaré a tu criterio. Gracias por el comentario, y por los otros comentarios. Y por todo.

ideasrepentinas: ¡Que lindo que haya vuelto! Un abrazo grande, gracias por su agresión cariñosa. Así da gusto.
Un abrazo y un saludo grande.

# Pher Copechi Branches dijo...

Me encanta leerte y releerte. Felicidades Christian un fuerte abrazo

DEJAR UN COMENTARIO





Copyright 2005-2011 | Basado en K2 manoseado de arriba-abajo por mí.

Autor | Secciones | Contacto

cs