Te Cortaría en Mil Pedazos : relatos, historias propias. Resucitandote en cada historia. | Weblog de Cristian Sena

Parte 2/5
“Locura de locuras”

Fue en el primer día en que la vi, tal vez, si el recorrido no hubiera empezado por la casa de ella ahora estaría contando otra historia, pero por suerte no fue así.
Cuando subí al colectivo con mi bolsa de caramelos ahí estaba ella. Sola, sentada en el último asiento. Y yo, siempre fui un cagón, me senté en el anteúltimo asiento.
Pero no dude en darme vuelta y apoyado en el apoya cabeza del asiento, le ofrecí caramelos, más bien un trueque;

—Te cambio, ¿los verdes claros por los verdes oscuros?.
—No
—¿Los rojos por los verdes oscuros?
—No
—¿Cuál queres por los verdes oscuros?
—Dos naranjas.
—¿Dos naranjas?
—Si
—Bueno... igual, no los quería.

Y me volví a mi asiento. Siguieron recolectando chicos por todo el barrio y se subió Nico, un compañerito del colegio. Pude respirar al saber que alguien conocido venía a la misma colonia que yo.
Al verlo mis ojos se agrandaron y mi cara gesticuló una sonrisa, una especie de invitación a que se siente conmigo. Pero no la entendió y se sentó con Guillermina.
Fue en ese momento en que me volví a dar vuelta;

—Hola Nico, ¿Vos también venís a la colonia?
—Sí, yo ya vine el año pasado, es re genial la colonia.
—¿Y vos? —le pregunté a Guillermina.
—Es la primera vez —respondió tímida.
—Ahh... igual que yo. ¿Son amigos?
—Sí, somos amigos —respondió Nicolás.
—¿Y yo puedo ser amigo de ustedes?
—¿Puede? —Le preguntó Nicolás a Guillermina.
—Sí —dijo Guillermina.
—Sí, podés —afirmo Nicolás.
—Bueno

Y me volví a dar vuelta. Era lejos la colonia, y por fin alguien se sentó conmigo. El gordo Felipe.

—Hola —dijo.
—Hola —respondí.

Esa fue toda la charla, creo que era hiperactivo ese chico. No dejaba las piernas quietas y hablaba mucho, desde ese día y hasta el último día en que estuve en la colonia se la paso jugando con un autito, pero un autito diferente a los demás porque volaba. Y se paseaba por todo el colectivo haciéndolo volar hasta que lo retaban y le decían que se siente porque si el colectivo llegaba a frenar se podía golpear.
Una arboleda rodeaba el predio enorme, un sendero de conchilla, unas macetas, la tranquera y por fin, llegamos a la colonia.
El colectivo siguió hasta el final, se podía ver una pileta, al costado un caserón, un quincho, una estructura de material pequeña, esos eran los baños. Comenzamos a bajar del colectivo. Entramos y nos hicieron sentar en el pasto formando un circulo gigante justo al lado de la pileta. Y empezamos a jugar, un juego que se llamaba, Nombre y animal. En donde todos teníamos que decir nuestro nombre y un animal preferido. La finalidad del juego era conocernos por que ganamos todos y el premio era un alfajor de chocolate Guaymallen que lo teníamos que comer en el comedor en el momento en que nos preparaban una taza de matecocido para desayunar.
Nicolás, Guillermina y yo éramos inseparables. A todos lados íbamos juntos, inclusive en los juegos siempre nos elegíamos mutuamente para que nadie quede afuera.
Si bien por esas cosas de niños mucho no me hablaba con Guillermina, más que nada por la timidez que hasta el día de hoy me sigue atormentando les puedo asegurar que fuimos pequeños grandes cómplices de una experiencia inolvidable.



Parte 1 - Parte 2 - Parte 3 - Parte 4 - Parte 5 - Final

6 Comentarios:

# Anónimo dijo...

eeeee un pibiiiiito!! un pibito chikititoo!!!
jajaja ke cosa.. me hace acordar a cuando era mas wacho, si en algun momento lo fui.
ke feos los primeros dias de la colonia ... aunke termino siendo algo lindo de lo ke no me keria separar.


firme porke actualizaste al toke roke. ( no te hagas a la costumbre )



El Wachin

# locabohemia dijo...

que linda historia
se pone muy interesante
espero la tercera parte (L
exitos mosca

# DaM!t@ dijo...

Yo no fui nunca a la colonia..jaja que mala suerte la mia de lo que me perdi..:P
Besotes

# rro. dijo...

Queremos ya la experiencia inolvidable.
sabés qué... algún día me gustaría leerte en algo medio fantástico... con seres raros, escenarios ficcticios... que se yo, ganas nomas...

Un cálido abrazo para tí, y mis más sinceras felistaciones (como dice Marley) jajaja.


(Hoy fui bien formal eh! A no quejarse :P

# Cristian dijo...

Wachin: Y yo que pensaba que no tenías sentimientos. Gracias por la firma, la necesitaba. Abrazo guachin.

locabohemia: Muchas gracias, me alegro que te guste, saludos.

DaM!t@: Pero nunca es tarde, anotate en alguna. Busca la niña que hay en vos. Abrazo, gracias por el comentario.

rro.: Ya va a llegar, ya va a llegar. Es verdad nunca escribí nada así, quizas en algún momento de lucidez/inspiración lo escriba. Un abrazo grande rro. Gracias por el comentario.

# •Lola• dijo...

Uau, qué trío...

Las historas de amor triangulares siempre tienen otro encanto... no sé, esa cosa de tener que elegir por uno o por otro, es hermosamente horrorosa. U horrorosamente hermosa. O algo así.

DEJAR UN COMENTARIO





Copyright 2005-2011 | Basado en K2 manoseado de arriba-abajo por mí.

Autor | Secciones | Contacto

cs