Te Cortaría en Mil Pedazos : relatos, historias propias. Resucitandote en cada historia. | Weblog de Cristian Sena

Parte 1

El corazón no es todo

—¿Puedo? —preguntó la rubia de metro setenta, tanto en estatura como en experiencia, se podría decir que con un tono de voz entusiasmada. Estaba frente a mi computadora.
—Sí, podés —respondí y seguí mirando televisión.
—¿Podes apagar la tele? voy a poner música —me dijo y se quedo mirándome.
—Dale —increíblemente deje de hacer zapping, pero por ella, por ella dejo todo.

Comenzó a sonar Sheryl Crow, y ella se acerco a mí, caminaba despacio, se subió a mi falda y me cantaba la canción al oído, “if it makes you happy/it can't be that bad/if it makes you happy/then why the hell are you so sad” demasiado excitante como para no romperle la boca de un beso.
Me contuve, y siguió en mi falda, me abrazaba y me acariciaba el pelo, en un momento se puso frente a mí, acerco su boca a la mía y me dijo:

—Que lastima que no casas una de ingles, no sabés las cosas que te perdes.
—No todo se basa en saber ingles, hay un idioma universal mucho más rico que ese.
—¿Cuál?

Comencé a besarla, la levante y la acosté en el sofá que estaba en frente nuestro, un sofá heredado, color bordo, con un estilo colonial, hermoso.

—No, acá no, este sofá es muy incomodo, vamos a tu pieza. —dijo la pseudo cantante de Sheryl.
—Ok, vayamos allá. —Después de responder eso pude darme cuenta que el hombre cuando esta caliente hace y dice cualquier cosa. Si ella me pidiese que saltase por la ventana, seguro lo haría.

Ya en la cama, ambos vestidos, comenzamos a charlar.

—Un segundo... —y atendió su celular, comenzó a escribir ligeramente, yo fingí poco interés.
—Es mi esposo, me pregunta donde estoy, ves, esto me jode, tener que mentirle.
—¿Y? para que me contas eso, ¿querés un consejo?, ya sabés lo que pienso. —respondí con una especie de enojo infantil.
—No me molesta tu opinión, sabés que te respeto.
—Sí, lo sé, ¿Hasta cuando pensas seguir así?
—¿Así como?
—Así, mintiendo, escapándote, hace tiempo que estamos juntos y nunca te escuche hablar bien de él.
—Es que a vos no tengo que contarte nada, si lo que querés saber es si soy feliz con él, la respuesta es sí, soy muy feliz, lo amo.
—¿Y que haces acá conmigo? —pregunte y encendí un cigarrillo.
—A ver... no sé como explicártelo sin molestarte, los hombres tienen las ideas mal, no digo todos, pero la gran mayoría si, por ejemplo nuestra situación, ¿Por qué tendría que privarme yo de estar con vos?
—Por que lo amas a él.
—Ves, ahí esta el error, ¿Vos te pensas que él me compro? ¿Qué me dio la vida? ¿Qué tiene derechos de privarme de vivir lo que yo quiera con quien quiera?.
—Es tu marido, tendría que tenerlos, no entiendo a lo que apuntas.
—Claro, apunto a que yo, ahora, ya, hoy, quiero estar con vos, mañana con él, pasado con el farmacéutico, y así, que el sea mi esposo no quiere decir que yo tenga que dejar de estar con las personas que quiero estar, no es que estoy con todo el mundo, así por que sí, pero con los que realmente quiero si estoy.
—Yo no entiendo nada, es decir que... ¿Yo no valgo nada más que tu ganas de estar conmigo?
—Tampoco es así, vos sos una buena persona, en verdad te quiero, pero a él lo amo. No es tan difícil de entender. Yo no le puedo decir a mi esposo, “hoy estuve con Javier, pero quédate tranquilo que sigo siendo tu esposa”. A los hombres les aterra saber que su mujer un día de estos se va ir con otro. No es mi caso, yo soy fiel a él, por que lo amo a él. Ojo a mí también me da un poco de cosa sí el me dejara, pero nosotras estamos acostumbradas a sufrir, si él me deja, no le guardare rencor, no puedo condenarlo a vivir conmigo, es su vida, tiene una sola, yo lo amo y quiero que sea feliz y si la felicidad no se la puedo dar yo, me parece perfecto que él arme sus valijas.
—Si, me quede pensando en que sos fiel a él.
—La principal fidelidad la cumplo. Estoy con él, pienso en él, me preocupo por él. La fidelidad existe.
—¿Y si algún día te enamoras de mí?
—No te vería nunca más. No podría, no seria justo, ni para mí, ni para vos. Además ya sabes como pienso, no podríamos estar mucho tiempo juntos.

Sonó el celular, y volvió a escribir.


Parte 1 - Parte 2 - Parte 3 - Parte 4 - Parte 5 - Parte 6 - Parte 7

10 Comentarios:

# •Laura Avellaneda• dijo...

Es verdad. La gente se rehusa a comentar. Pero ya me decidí. Voy a tomar otra política. Yo voy a publicar a medida que escriba. De a 1, de a 5 o de a 10 textos por vez. El que quiera, que venga y lea. Y no me preocupo más.
Y ya que estoy acá, leo esto. Y luego me voy a dormir.

# •Laura Avellaneda• dijo...

No me hagas esto. Me torturás sin piedad. Es como si me acariciaras tan lentamente y en fracciones que se vuelve un suplicio esperar hasta el próximo capítulo. Encima una situación así....esto es un golpe bajo, Mosca. Dentro de una semana, cuando subas todo, vuelvo y leo todo junto. Si no me pongo neurótica.

# zeze dijo...

cristian, buen texto, pero el pensamiento de la mujer me da asco.
la verdad.

me aterra pensar que mi pareja pueda llegar a pensar eso

jajaja, pero esta buenisimo lo que escribis, por el solo hecho de hacerme sentir lo que senti.

te felicito

# Elena dijo...

Ella se engaña, eso no es fidelidad. Fidelidad es entrega total, de alma y también de cuerpo, y si lo compartes con más gente ya nunca podrá ser entrega total. Eso no es amor.

# Valeria dijo...

Quiero saber ya como sigue esta historia!!
Ella se miente, lamentablemente a mi me paso, con mi ex novio, cuando me dijo que cuando estaba con ella, pensaba en mi y nunca dejo de amarme!! MENTIROSO!!
Bueno, perdon pero fue un desahogo!!
Besos, quiero ver como sigue!!

# Anónimo dijo...

Fidelidad...creo que tiene mil significados, no me cae del todo mal la rubia esta....
Habrá que ver como sigue...
Lilith*

# Cristian dijo...

Lola: jaja tranquila. Publique lo que quiera cuando quiera, recuerde que el blog es de uno, que a la gente le gusta, que comente o que simplemente lo lea es un plus que nos da este medio, y es muy gratificante que eso pase.
Lealo como quiera, gracias Lola, me alegro que le guste, cualquier golpe para usted es bajo (cuak). Un saludo grande Poli.

zeze: Tranquilo muchacho, me alegro mucho que le haya gustado la historia, gracias por este comentario tan alentador. Un saludo grande.

Elena: Gracias por el comentario, me alegro que la historia genere esas clases de pensamientos y más aun que te animes a comentarlos. Sin dudas, la historia tomas más valor con comentarios así.
Un saludo grande.

Valeria: Gracias Valeria, desahoguese tranquila, no hay problemas, me alegro que te guste la historia, ya subí la 2da parte, un saludo grande.

Lilith: Creo que es su primer comentario en el blog. Gracias por su opinión, sí, la fidelidad es un tema filosófico. Un saludo grande Lilith.

# Anónimo dijo...

¬¬ no es mi primer comentario, pero se agradece el abrazo!
Lilith*

# I´m pink dijo...

excelente elección: si te hace feliz, no puede ser tan malo... parece muy ligera la forma de ver la vida de la chica, pero no seré yo quien emita un juicio... mmm bueno, tal vez mas adelante...

PD el tiempo es escaso, pero leerte ya es una necesidad básica... eres un buenazo!
PD2 algún día tendré mi Blog y te haré competencia... ja!

LuLu

# Denis Lizarbe dijo...

Respecto de la Infidelidad
Observo en la mujer, que protagoniza este capítulo, una abierta desadaptación social.

La corriente del liberalismo imprime sobre la conducta de los seres humanos que la validan, una actitud que no es aplicable al sentido moral de la infidelidad.
La razón estriba en una sencilla prerrogativa: El animal humano es monógamo por cultura y polígamo por naturaleza. En ese contexto la fidelidad no es más que un prejuicio, que busca eliminar esa característica, tan natural como animal, en el Hombre
He notado que hay más de un romántico rezagado, en el panel de personas que estamos comentando, lo que establece una bifurcación en el carácter inherente al concepto de fidelidad; basta recordar, para esos casos, que la razón se origina en el espíritu y las pasiones en el alma.

Podemos hallar consenso al establecer que:
-Siendo animales sociales, es nuestro deber adaptar nuestra existencia a la colectividad de la que somos parte.
-Mientras seamos monógamos por una cuestion cultural, debemos defender nuestra adherencia a la cultura sobre la cual hemos formado nuestra idiosincrasia e individualidad.

Sólo los "culturalmente desadaptados" se desenvuelven socialmente y se comportan como individuos aislados.

DEJAR UN COMENTARIO





Copyright 2005-2011 | Basado en K2 manoseado de arriba-abajo por mí.

Autor | Secciones | Contacto

cs