Te Cortaría en Mil Pedazos : relatos, historias propias. Resucitandote en cada historia. | Weblog de Cristian Sena

Parte 1
"Del nunca más me voy a enamorar de ninguna mujer"

Yo no sé, a decir verdad, no puedo precisar si esto le paso a un amigo, o si mi cabeza en este momento lo esta imaginando. Lo que recuerdo, es la expresión “Nunca más me voy a enamorar de ninguna mujer”.
Mientras escribo, las cosas se van aclarando solas, y sí, no estaba errado, esto le paso a Gabriel.
Creo que él fue el que lo dijo, lo dijo con una triste sonrisa, lo dijo porque lo dejaron. Porque una mujer le rompió el corazón. Despecho, bronca, impotencia, quizás le falto el coraje para putearla, y ahora eso repercute en su vida. Yo me ofrecí a llevarlo hasta la casa de ella para que la mande bien a la mierda.
Al final no fuimos hasta la casa, el destino quiso que la encontrara en el boliche, borracho, con justas razones y ella con otro flaco, ahí donde solía sentarse con él, cuarta mesa contando de atrás para adelante. Ella del lado del pasillo frente al ventanal y él al costado muy cerca de ella.
Gabriel llegó como pudo, sí, estuve mal, lo sé, pero no podía impedirle ese momento, era la situación perfecta, el lugar, la hora, estaba borracho, todo se dio para que la insulte, la degrade y que mejor que hacerlo delante de otro tipo y si tenía que pelearse lo iba a ser, porque tiene la motivación de un hombre dejado. Caminó derecho sin chocarse a nadie, es como que el alcohol se le evaporo en un instante, como si no hubiera tomado una copa, ahí la tenia a la muy putita.

Ni siquiera había pasado un mes, que digo mes, semana, hacia exactamente cinco días que ella lo había dejado, una tarde lo encontré arruinado en la puerta de su casa.
Que más da, anda y putéala le dije, y se mandó. Llego hasta la mesa, ella lo miro sorprendida, quizás era miedo más que sorpresa, pero él solo quería putearla, decirle alguna pavada, decirle que le había cagado un pedazo grande su vida, en fin, que era una mierda, una trola, cosas que decimos cuando estamos borrachos, porque no solo prometemos cambiar, también mentimos.
Lo cierto es que se acercó, y le dijo, que era una hija de puta, que se había cagado en todo, que él se rompió el orto para que ella sea feliz, que no podía creerlo. Ella por supuesto, no reaccionó. El flaco que estaba con ella se paró, y ahí me acerque yo, solo para llevármelo, alejarlo, ya estaba saldada la deuda, ya podría dormir tranquilo.
Salimos del boliche, y caminamos unas cuadras, caminamos porque estaba tenso, porque necesitaba relajarse, encima no fuma, tenia un volcán dentro de su ser.
Luego de unas cuadras casi de funeral, nos sentamos.

—Gabi, ¿estás mejor?
—No, esto duele mucho
—Viste, amar duele hermano, amar.
—No, es algo raro, tengo una decepción enorme, no protesto, no se le movió un pelo. No tiene sangre, ella no era así.
—Todos pensamos así, que si vamos, la puteamos, la degradamos un poco, la herimos, sanamos nuestro dolor, un pensamiento estúpido.
—Es que yo quería hacerlo, tenía muchas ganas de mandarla a la mierda. Pero no estuvo tan bueno, ahora me siento como el orto.
—¿Te sentís muy mal?
—Sí, creo que me voy a morir.
—Anda y pedile perdón
—Estás loco, ¿cómo le voy a pedir perdón?
—Decile que estabas borracho, que te perdone
—No me va a perdonar

Parte 1 - Parte 2 - Parte 3 - Parte 4 - Parte 5 - Parte 6 - Final

4 Comentarios:

# Carmen Conde dijo...

A la hora de escribir tienes una capacidad enorme para lograr que me ponga en situación, que vea la escena, que sienta lo que tus personajes sienten... y lo haces siempre con una gran naturalidad. Enhorabuena por escribir de forma tan brillante y, además, tan audiovisual.

Estaré atenta al resto ;)

# rro. dijo...

Oh yes! éstas son las que más me gustan, ya te lo había dicho, no? Las "en serie" son las que mejor te salen, las que más me sorprenden.

Qué lindo volver, qué lindo volveeerrrr... te extrañaba, lo admito. Porque aunque no lo creas, yo siempre me acuerdo de vos, y de las casualidades de la vida, y esas cosas que creés que no te van a pasar nunca... Hablo de Cari, viste? curiosamente es tu amiga, y ella es amiga de mis amigos, se podría decir que la conozco... qué locura, que ella te conozca a vos, qué se yo. A mi me sorprendió.

Bah, últimamente dejo que todo me sorprenda, está bueno que un día te levantes y te sorprenda la magia de un mate cocido.

# IdentidadInasistida dijo...

me encanta como escribis ya te lo dije cientos de veces...
pero, en estos casos como te oodiooo
odio que me hagas esperar a dentro de unos dias para ver como sigue esto...
pero gracias igual, porque ahora imagino, divago y escribo yo tambien!!!!
Saludos!

# Cristian dijo...

Carmen: Muchisimas gracias. Que hermosas palabras. Siempre tan gentil, tan cálida. Un beso guapa.
Espero te guste. Gracias por los comentarios.

rro: ¿Dónde estabas? Se extrañaban tus comentarios. Si, me acuerdo de esa casualidad increíble. Gracias por volver y deje sorprenderse. Disfrute. Un beso grande.

IdentidadInasistida: jajjaa muchas gracias por el comentario, la paciencia y la buena onda, espero que le guste la historia.
Saludos.

DEJAR UN COMENTARIO





Copyright 2005-2011 | Basado en K2 manoseado de arriba-abajo por mí.

Autor | Secciones | Contacto

cs